Bailar es oro a buen precio

Pensando en los años de prácticas, recitales, y cuando mi madre me dijo repetida y enfáticamente que dejara de practicar giros de fouetté y mi paso de tres veces en la tienda de comestibles, hay algunos grandes momentos que se destacan como transformativos, y pienso mucho en esos momentos. Pero, más que eso, el baile ha afectado mi vida adulta de maneras más lentas y sutiles, muchas de las cuales probablemente ni siquiera he notado todavía.

Una cosa es segura: bailar es un ejercicio increíble. Ballet, claqué, salsa y Zumba dejarán tu cuerpo agradablemente exhausto (y listo para un burrito), y tu mente despejada (y también lista para un burrito). Aquí hay nueve maneras en las que bailar para hacer ejercicio cambiará su vida.
No dudes mas y consulta horarios y tarifas que mas se adapten a tus necesidades en https://ballcentre.com/es/inscripcion-en-cursos-de-baile-en-barcelona

1. Tu postura será permanentemente impresionante.

Uno de esos momentos trascendentales cuando estaba en la clase de ballet cuando era joven fue el día en que me di cuenta de lo que se sentía al estar sentada y recta. Después de bailar un rato, encontrarás esa sensación de verticalidad y no querrás soltarte nunca. Además, la gente no es tímida a la hora de elogiar una buena postura, así que eso es algo.

2. Te darás cuenta increíblemente de cómo está posicionado tu cuerpo

Bailar te enseñará a ser consciente de tu cuerpo en un nivel que nunca antes habías experimentado, y no sólo porque veas tu propio cuerpo en el espejo con más frecuencia. La primera vez que un compañero de baile te mira fijamente a la muerte por estar de pie directamente frente a su “ventana” de espejo, todo encaja. Nunca más te interpondrás en el camino de todos en el supermercado, bloqueando todos los puntos de acceso a los deliciosos envoltorios de pollo mientras caminas de un lado a otro con tu carrito vacío. Sabrás exactamente cómo te verás en las fotos y serás el mejor peatón del mundo. La parte frustrante de este es que también serás consciente de que todos los demás bloquean los caminos de las personas, así que sé gentil.

3. Tus historias empezarán incluyendo un montón de grandes gestos con las manos

¿Alguna vez has visto a un grupo de bailarines contarse historias entre ellos? Hay una cantidad hilarante de gesticulación, sacudidas y demostraciones físicas. Sabrás exactamente cómo era “ella” por la forma en que se volteaba el pelo. Estas personas cuentan historias con sus cuerpos todo el tiempo – ¿puedes culparlos por incorporar eso en su vida diaria?

4. Ganarás amigos y compañeros de equipo

¿Sabes que en todas las películas de ballet de la historia del cine americano, los bailarines son despiadados y horribles unos con otros? Aunque a veces hay algo de maldad, como sucede con cualquier grupo de personas que compiten por el mismo nivel de atención, los bailarines son increíblemente comprensivos con sus compañeros y están encantados de ayudar a un compañero a perfeccionar una técnica, crear un bollo inquebrantable o desahogarse después de una clase difícil.

5. Ritmo ritmo ritmo ritmo ritmo

No sólo es importante en la pista de baile, gente. Te verás obligado a no caminar al ritmo de las canciones que se tocan en lugares públicos si no quieres emitir esa vibración de video musical.

6. Nunca te importará si alguien te ve bailando en el coche otra vez.
Me siento en el tráfico de Los Ángeles un número absurdo de horas a la semana, y cuando el estado de ánimo golpea, a veces hay que bailar en el coche, y a mí por completo, completamente, el 100 por ciento no me importa quién lo vea.

7. Tus pies probablemente cambiarán

Esto es especialmente cierto si usted aprende a bailar ballet. Sus arcos se volverán más flexibles y podrían incluso hacerse más grandes. Te saldrán ampollas, te romperás las uñas de los pies y es posible que descubras que tus tobillos se cansan fácilmente. Pero para bien o para mal, como bailarina a cualquier nivel, llegarás a conocer tus pies como nunca pensaste que lo harías.

8. Ganarás un nuevo aprecio por otros atletas

La dedicación que se necesita para presentarse a practicar algo tan exigente con tu cuerpo es suficiente para ahuyentar a algunas personas. El nivel de disciplina requerido para ser grande en un arte físico está muy por encima de las tablas.

9. Aprenderás un nuevo tipo de amor propio

Con un flujo constante de endorfinas de ejercicio y mucha exposición a tu propia reflexión, llegarás a conocerte y amarte a ti mismo en un nivel totalmente nuevo. Existe evidencia científica que sugiere que ver el reflejo de uno mismo puede ayudar a la autoestima de una persona, pero no todo se trata de su apariencia. Verte mejorar en una forma de arte que requiere una intensa conexión mente-cuerpo en tiempo real es increíblemente gratificante.